febrero 08, 2008

Fiesta de Xaltocán (2da parte)


Existen varios elementos que hacen suponer que la iglesia de Xaltocán fue en donde estuvo un antiguo teocalli de alguna deidad femenina de la religión prehispánica, la advocación exacta solo se puede teorizar, tal vez con el tiempo salga a luz esta información.
Algunos de los elementos que se conjuntan para concebir esta hipótesis son los siguientes:
Los hechos ligados a una planeación urbanística y geográfica ligada a fenómenos astronómicos, los cuales existen o se dan en la iglesia de Xaltocán. En un estudio realizado por Rafael Zimbrón Romero se hace el descubrimiento de la inclinación intencional del eje longitudinal de la iglesia con dirección al oriente y es la única que fue girada conscientemente con respecto al resto de la traza urbana, en dirección a donde se detiene el sol el día solsticial de diciembre.
Otro hecho significativo es la alineación de San Bernardino de Siena con Xaltocán mediante la traza de la calle de 5 de mayo prolongando este “eje” imaginario hasta el cerro de “el mirador” en el pueblo de San Lucas Xochimanca.
La historia oral cuenta de la relación “Virgen de los Dolores-Lluvias-Cosechas” esta ecuación religiosa podría incrustarse a las advocaciones de alguna deidad de la fertilidad.
También se conoce con cierta precisión como sucedieron los hechos que están narrados en la leyenda de la aparición de dicha Virgen:
“la iglesia no siempre estuvo consagrada a la Virgen de los Dolores. Fue entre 1750 y 1800 cuando un milagro cambió la vida del templo y de la región. Narra el padre Juan García Parra, actual responsable del Santuario, que por aquellos años una viejecita de nombre María Juana Xochpan -quien había heredado de un español un mesón dentro del rancho en el que se encontraba la ermita- tuvo la necesidad de salir al tianguis para comprar provisiones para sus huéspedes y familiares; sin embargo, antes de salir de la casa encerró una guajolota dentro de un chiquihuite (cesto elaborado con palma o carrizos) para que lograra ovar. “Para evitar que el animal escapara volteando el chiquihuite –agrega el sacerdote– la viejecita colocó encima de éste una antigua escultura de la Santísima Virgen de los Dolores que había sido construida en los talleres del convento de Xochimilco en los albores de la época colonial. Cuentan que, a su regreso, el cesto se había convertido en un hermoso altar sobre el que se encontraba la imagen de la Virgen bellamente remozada, en medio de exquisitos aromas y hermosas flores”.
En la tercera parte de este post hablaremos de los elementos simbólicos que a nuestro juicio están presentes por alguna razón premeditada por los antiguos xochimilcas y su resistencia a la nueva religión y posterior sincretismo.
Fotografia: Colectivo Tollan

1 comentarios:

Anónimo 9 feb. 2008 15:16:00  

Bien chavos, interesante investigación sobre Xaltocan y su significado. Estaré pendiente de su próximo blog

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP